Nitrógeno y calidad de pasto

Nitrógeno es el nutriente principal para el pasto y se utiliza para estimular altas niveles de crecimiento. Es básico para obtener altos rendimientos, no obstante si se aplica en exceso puede tener un efecto negativo en la calidad.

Altas tasas de nitrógeno también pueden causar problemas con fermentación en el silo por el negativo impacto que puede tener un exceso de nitratos en el proceso de fermentación donde producirá ensilaje menos sabroso y los animales lo comerán con menos ganas.

Pradera recién cortada

En general los nitratos son absorbidos más rápido en la planta del pasto que su incorporación a las proteínas y hasta que sean consumidos se conoce como una absorción de lujo que se almacena en las hojas. Un exceso de nitrato estará presente si no se deja el tiempo suficiente entre aplicación y corte, y puede también ocurrir bajo condiciones de lento crecimiento como pobre intensidad de luz o temperaturas bajas. También puede causar un problema si llega un periodo de sequía después de la aplicación cuando nitratos no pueden ser absorbidos por las raíces, seguido por un periodo de clima húmedo que dará como resultado una absorción de lujo. La planta no podrá convertirlo a proteínas al ritmo necesario dando como resultado una acumulación de nitratos en la planta.

Altas tasas de nitrógeno pueden también causar una reducción de azúcares en las plantas como se consumen para darle energía a un mayor crecimiento y para la producción de proteínas, y esta tasa de crecimiento incrementada puede a su vez llevar a una baja en el contenido de materia seca. En la práctica no es considerada significante bajo condiciones regulares.

Excess nitrate can be avoided by following the Grassland Rule to apply nitrogen at the rate of no more than 2.5 kg N/ha/day.